El cambio de temperatura de color permite reproducir los colores de la luz natural para respetar el ritmo circadiano, desde 2700 K hasta 6500 K, también puede utilizarse para crear distintos ambientes según el momento.

Mantiene la intensidad lumínica en cualquier temperatura obteniendo una perfecta mezcla de color mediante protocolos digitalizados SAKMA.